El consultor de Naciones Unidas para el empleo en Colombia asegura que el ínfimo aumento del gobierno al salario mínimo busca ayudar a las empresas con la esperanza de que éstas vuelvan a generar empleo y reactivar la economía.

Otros economistas piensan que lo mejor habría sido mejorar la capacidad adquisitiva de los trabajadores, para que su mayor consumo reactivara la economía.

La decisión del gobierno se habría basado en su proposito de responder a la contracción de la economía.

Pero otros economistas piensan que la llegada de los malos tiempos para la economía nacional se debe menos a la crisis mundial que a los errores del gobierno Uribe.

El objetivo de este reajuste es que las empresas logren recuperarse en el corto plazo y vuelvan a generar empleo.

Otra alternativa habría sido ayudar a los trabajadores.

Sarmiento asegura que el gobierno no acertó en ninguna de sus proyecciones sobre la economía en 2008 y espera que el error del cáculo no se repita en 2009.