En el afloramiento pozo Lizama 158 ya se cumplieron las labores de sellamiento con las máquinas que se trajeron para atender la emergencia.

Después de 32 días de trabajo en La Fortuna, Santander, donde ocurrió el afloramiento de hidrocarburos y gases del pozo Lizama 158,  concluyeron las operaciones de sellamiento en la zona cerca de Barrancabermeja.

Según el informe de Ecopetrol, el trabajo realizado por la unidad traída desde Estados Unidos, permitió instalar un empaque y tapones de seguridad de cemento en el pozo, lo que evitará que los fluidos lleguen de nuevo a la superficie.

Según Ricardo Coral, vicepresidente regional central, en los próximos días ingresará al área un equipo de mantenimiento de pozos que hará el abandono técnico, definitivo y seguro del pozo.

Igualmente, se sigue trabajando en la rehabilitación del área y de las especies que fueron afectados en el lugar del afloramiento en el predio Santo Tomás, ubicado a 220 metros del pozo, mientras que otros organismos adelantan las investigaciones correspondientes a las sanciones que puede enfrentar la compañía.

Le podría interesar: Las posibles hipótesis sobre la fuga de petróleo en el Pozo Lisama 158