Desde las siete de la mañana, hora local, 9,7 millones de ecuatorianos acuden a las urnas para votar por el nuevo texto constitucional, que de aprobarse supondrá un cambio en el modelo económico del país con tendencia socialista.

Rafael Correa, presidente de Ecuador, que ejerció su derecho al voto al norte de Quito, invitó al pueblo ecuatoriano a sufragar de forma pacífica y en absoluto orden, respetando profundamente las convicciones y las decisiones de cada ciudadano que fortalecerán los destinos de la patria".

Para aprobar la nueva carta magna, se requiere del 50% de los votos mas uno, y de logarlo será la vigésima constitución de la época republicana en ese país.

Entre las propuestas que se ratificarán de aprobarse esta propuesta constitucional está la reelección de Correa para dos periodos presidenciales más y contempla mayor control estatal a la economía e innovaciones en derechos ciudadanos.