Un avance de la tecnología moderna promete resolver la más frecuente de las diferencias conyugales: la temperatura de la cama. Un edredón de diseño permite que cada lado tenga su propio calor o frío.