Las autoridades iniciaron operativos contra del Clan del Golfo que se desarrollan desde Córdoba, pasando por Antioquia y finalizando en Chocó.

Como resultado fue destruido un campo de entrenamiento, la incautación de abundante material de guerra y la captura de un hombre presuntamente perteneciente a esta organización. En uno de los operativos dos policías resultaron heridos.

El general Juan Carlos Ramírez, comandante de la Séptima división del Ejército dijo desde Carepa, Antioquia que “les estamos llegando a las áreas desde donde ellos generan terror y generan pánico y donde se entrenan para atentar contra nuestra población civil  y contra la Fuerza Pública, con esto los estamos expulsando de los territorio”.

Según las autoridades ese campo de entrenamiento del Clan del Golfo tenía capacidad para 20 personas, donde recibían instrucciones de tipo militar, manejo de explosivos y reconocimiento del corredor de movilidad de las rentas ilícitas.

“Se presentan unos combates en el municipio de Murindó, Antioquia, estos combates son cerca de Gedega, este sector selvático es parte del corredor que va hacia Vigía del Fuerte y hacia Bojayá por eso estamos en operaciones sobre estos corredores”, agregó el general Ramírez.

Las autoridades buscan controlar el corredor que tiene el Clan del Golfo y que incluye a Tierralta, Mutatá, Carmen del Darién, Murindó y  Bojayá, utilizados para sacar las rentas ilícitas por el Pacífico.