Según documentos publicados por la prensa ecuatoriana, Inteligencia militar ya investigaba a Franklin Aisalia desde hace cinco años, desde que la institución castrense lo tenía referenciado como posible conexión ecuatoriana con la guerrilla colombiana de las FARC.

Los portavoces del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas ecuatorianas, reportaron que Aisalia era el perfecto tramitador en ese país, por lo cual era uno de los hombres de confianza del secretariado del grupo guerrillero.

Entre las referencias delictivas, “El cerrajero” conseguía documentación falsa para suplantar identidades de los alzados en armas colombianos al cruzar la frontera.

Cuentan los oficiales que en el seguimiento que se le hizo a este quiteño de 38 años, se logró capturar a Ricardo Palmera, alias “Simón Trinidad”. Ahora la investigación del Comando Conjunto de las Fuerzas Militares se encamina en descubrir hasta qué punto Aisalia sirvió para equipar a las FARC con suministros para la plantación de drogas ilícitas en la frontera.

Para los investigadores militares “el cerrajero” fue quien llevó a los estudiantes mexicanos al campamento que el primero de marzo atacó el ejercito y donde se dio de baja a Raúl Reyes”.