Disminución del 20 por ciento en homicidios, erradicación de 1.200 hectáreas de cultivos ilícitos, destrucción de 50 laboratorios y la captura de 201 integrantes de grupos armados,  es el balance que entrega la Séptima División del Ejército de su operación este año en el Bajo Cauca antioqueño y el sur de Córdoba.

El general Juan Carlos Ramírez, comandante de la Séptima División del Ejército, aseguró que «en la fuerza de tarea Aquiles que está haciendo la campaña atacando al ELN, a residual, al Clan del Golfo y a grupos delincuenciales organizados. La campaña lleva 201 capturas de las cuales 52 han sido por explotación ilícita de yacimientos mineros».

En este tiempo han erradicado 1.200 hectáreas de cultivos ilícitos en los municipios de Ituango, Cáceres y Tarazá.

«Y destruido más de 50 laboratorios en la Séptima División, y en el Bajo Cauca en la última semana cuando le entregamos la operación Fortaleza, fueron destruidos 22 laboratorios para el procesamiento de pasta de base de coca», añadió Ramírez.

Preocupa a las autoridades que siguen siendo reclutados menores de edad para la guerra. Del cartel de los más buscados se han capturado dos integrantes de los ‘Caparrapos’ quienes serían responsables de asesinatos de líderes sociales.