Los hermanos José Ignacio, José Francisco y Nidia Reyes Gordillo, exmilitantes de la Unión Patriótica, fueron asesinados por paramilitares en el municipio de San Juan, Meta, el 22 de octubre del año 2001. 17 años después el Ejército y la Policía realizaron un acto de perdón y disculpas públicas a sus familiares ordenado por del Consejo de Estado por omisión por parte de la Fuerza Pública.

El general Sergio Alberto Tafur, comandante cuarta división del Ejército dijo, “la única forma de que Colombia pueda ir cerrando capítulos de violencia es un acto también para la familia de esas personas que le vieron afectada y decirles que no son invisibles, que son visibles con esos actos y pues se hacen los reconocimientos públicos a que haya lugar”.

Los familiares indicaron que esperan que hechos como estos no se vuelvan a presentar en el país.

“Realmente es eso levantar la dignidad de mis hermanos porque hace 17 años esto no se podía hacer. Vivíamos escondiéndonos y ahora es una gran oportunidad para poder aclarar que mis hermanos fueron gente de bien”, indicó Zulma Reyes.

“Porque aquí en el departamento del Meta que es el segundo departamento de genocidio contra la Unión Patriótica, es la primer vez que se hace un acto como estos”, sostuvo Martha Garzón coordinadora víctimas de Unión Patriótica.

El acto se realizó en la Plaza de los Libertadores de Villavicencio.