El agua que están tomando los bogotanos en estos días no proviene de la fuente tradicional sino de las alternas, porque los túneles de Chingaza están siendo revestidos para evitar futuros colapsos.

En 85 por ciento va el avance las obras de revestimiento en concreto de los túneles del sistema Chingaza que transporta el 70 por ciento del agua que consumen los bogotanos.

La Inversión para estas obras es de 98 mil millones de pesos y la totalidad del trabajo se prevé esté listo en tres años.

Los túneles tienen una longitud de 37 kilómetros y garantizan el abastecimiento de agua para los Bogotanos en los próximos 30 años.

Los trabajos iniciaron en julio pasado y la Empresa de Acueducto ha dispuesto un sistema alterno de distribución de agua, lo que ha permitido la normalidad en la prestación del servicio, para este fin se ha dispuesto de las reservas del Embalse de San Rafael en la Calera y de Tibitoc en Zipaquira.

Los Túneles del Sistema Chingaza son la principal estructura de conducción de agua hacía la capital del país.

A través de ellos se trae el agua proveniente del embalse de Chuza en el Páramo de Chingaza hasta la Planta Wiesner en el municipio de La Calera, donde se trata el líquido para entregarla potable a la ciudad.

Publicidad

Noticias UNO