Pero del mismo modo en que Fidel Castro fue durante medio siglo el émulo de cualquier guerrillero, aún son notables sus aportes a la paz, de los que hoy Colombia es testigo. Según Antonio Navarro Fidel se convenció de la paz como único camino en los años 90, durante la negociación con la guerrilla de El Salvador.