A pesar de los anuncios de austeridad en los gastos del Congreso, éste acaba de pagar 420 millones de pesos para que el secretario del Congreso y su secretario estrenen blindados de alta gama.

A pesar de que hace seis meses anda en el carro nuevo, el secretario del Congreso se declaró sorprendido y dijo que todavía no sabe por qué le dieron carro nuevo si había tantos en buen estado esperando que los asignaran.