El fiscal general de Costa Rica, Francisco Dall’Anese contó que los dineros confiscados a la guerrilla de las FARC en ese país, aún no se han podido contar.

Según el funcionario tico, los 480 mil dólares, como fueron enviados y empacados de la misma forma que se encaleta la cocaína para ser exportada, el pegante humedeció el papel moneda y esto debilitó cada billete del monto incautado.

Como medida preventiva, el fiscal  Dall’Anese. Anunció que el dinero estará bajo vigilancia en la sede del Banco Central de Costa Rica hasta que las investigaciones certifiquen que la plata era un trabajo ilegal de lavado de dinero y después se decidirá si se queda en el país centroamericano o se enviará a Colombia.

Publicidad

El fiscal anotó que después de 10 años de encierro y tanta agua acumulada, no es posible siquiera tocar cada dólar.

Además explicó que a la pareja dueña de la casa donde se encontraron los dólares, Francisco Gutiérrez y su esposa Cruz Prado, no se han procesado aún porque el delito de financiación al terrorismo no está tipificado en la ley costarricense, además, según el funcionario, se desconoce el origen del dinero.