Un estudiante que hace dos años quedó parapléjico por una bala que se le escapó a uno de sus compañeros de clase aspira a que la Secretaría de Educación le ayude con sus gastos médicos.

La familia de este joven cree que la Secretaría de Educación debía haber dispuesto medidas para que no ingresaran armas al colegio y que, por esta omisión, deben declararla responsable.

Humberto Penágos y Ligia Castillo aún no pueden entender que dos años después que una bala perdida dejara a su hijo Edwin en una silla de ruedas de por vida la secretaria de educación diga que no tiene ninguna responsabilidad en los hechos.

Publicidad

El caso se presentó en un salón de clases del Colegio San Juan Bosco en Bogotá. Un menor de edad le disparó a Edwin por la espalda.

Ambos jóvenes estudiaban allí por convenio con la secretaria de educación y la institución educativa, sus padres dicen que ninguno de los quiere responder

Los abogados de la Secretaria de Educación, dicen que no hay responsabilidad en los hechos. Mientras tanto, los padres de Edwin esperan que algún día alguien asuma los gastos que una bala perdida les dejo