Diez años después del secuestro que condujo a la muerte a la mayor parte de los diputados del Valle del Cauca, sus familiares se reunieron para recordar el hecho, esta vez de cara al perdón y con la esperanza puesta en la guerra que termina.