El poderoso ejército birmano dio un golpe de Estado este lunes, detuvo a la jefa de hecho del gobierno civil, Aung San Suu Kyi, que pidió «no aceptarlo», y proclamó el estado de emergencia por un año.

El golpe, sin violencia, es necesario para preservar la «estabilidad», afirmaron los militares, que prometieron en un comunicado en Facebook celebrar elecciones «libres y justas», al término del estado de emergencia.

Los militares acusan a la comisión electoral de no haber subsanado las «enormes irregularidades» que se produjeron, según ellos, durante las legislativas de noviembre, que ganó por amplia mayoría el partido de Aung San Suu Kyi, la Liga Nacional para la Democracia (LND), en el poder desde las elecciones de 2015.

Aung San Suu Kyi así como el presidente de la República, Win Myint, y otros responsables del partido fueron detenidos en Naypyidaw, la capital, dijo a la AFP Myo Nyunt, portavoz de la formación, horas antes de que Parlamento formado tras las últimas elecciones iniciara su primera sesión.

Publicidad

Los militares acordonaron las carreteras alrededor de la capital con tropas armadas, camiones y vehículos blindados de transporte mientras los helicópteros militares sobrevolaban la ciudad.

El ejército declaró, a través de su propio canal de televisión, el estado de emergencia durante un año y anunció que el exgeneral Myint Swe sería el presidente en funciones durante el próximo año.

Los militares justificaron el golpe alegando «enormes irregularidades» en los comicios de noviembre que la comisión electoral no había resuelto.

«Como la situación debe resolverse de acuerdo con la ley, se declara el estado de emergencia», según la declaración.

Más tarde, el ejército se comprometió a celebrar nuevas elecciones tras el estado de excepción, que debe durar un año.

«Pondremos en funcionamiento una auténtica democracia pluripartidista», declararon los militares en un comunicado en Facebook.

Antes de su detención, Aung San Suu Kyi instó en un mensaje a la población a «no aceptar el golpe de Estado», según una carta publicada en Facebook por su partido.

Periodistas de la AFP vieron en Rangún varios camiones con simpatizantes del ejército llevando banderas de Birmania y cantando himnos nacionalistas. Algunos miembros de la LND dijeron que las fuerzas de seguridad les habían ordenado quedarse en casa.

Además el ministro jefe del estado de Karen y otros ministros regionales también fueron retenidos, dijeron fuentes del partido a la AFP.