La decisión fue adoptada por la Comisión Nacional de Televisión y anunciada por su presidenta Carolina Hoyos luego de un “detenido y profundo análisis de los tres estándares: el americano, el europeo y el japonés”.  

La Comisión se inclinó por el europeo por su alta definición, la gran movilidad, el privilegio de información y la autorespuesta de información y educación.

Es estima que la primera señal de televisión digital estará a más tardar al aire en dos años y que se necesitará de una inversión inicial de cerca de 150 millones de dólares.