A punto de convertirse en un pueblo fantasma se encuentra el corregimiento del Guáimaro, municipio de Tarazá, Bajo Cauca antioqueño.

Allí fueron asesinados hace unas semanas cinco campesinos, horas después 20 familias huyeron desplazadas por miedo. El Ejército hoy tiene el control pero la zozobra continúa.

Vea la noticia completa en el video.