Aún en medio de la alegría de la liberación, no podemos olvidar a los secuestrados que siguen enn poder de las FARC… Uno de ellos es el cabo José Libio Martínez, secuestrado cuando su hijo Johan Steven, aún no había nacido…

En medio de la inmensa tristeza que le produjo saber que su padre no estaba entre los liberados, Johan celebró que otros niños puedan abrazar a sus padres.