La oficina de las Naciones Unidas contra la droga y el delito advirtió sobre la gran amenaza que significa para la salud pública el consumo de fármacos sin prescripción médica, y alerta sobre el aumento, nunca antes visto, de la producción de drogas sintéticas y la cocaína.

Según el informe, los opiáceos causan mayor daño y representan el 76 % de las muertes asociadas con consumo de sustancias psicoactivas.

De las 213.000 hectáreas de coca cultivadas en el mundo en 2016, el 69 % estaba en territorio colombiano.

Mientras que la producción mundial de opio aumentó, entre 2016 y 2017, un 65 % hasta las 10.500 toneladas, el registro más alto desde que la ONU comenzó a calcular la producción mundial de esta sustancia a comienzos de siglo. El 90 % de esa cantidad proviene de Afganistán.

El informe concluye que los tipos y combinaciones posibles de drogas que hacen  los consumidores nunca habían sido tan amplios.