El presidente Juan Manuel Santos dijo que por décadas el sector agrario de Colombia ha estado abandonado y sin políticas agropecuarias y que el paro que hoy vive el país es una consecuencia de eso. Sin embargo, aseguró que desde el inicio de su Gobierno se ha invertido en los campesinos colombianos.

“A los campesinos les hemos formalizado las tierras… les hemos dado vivienda rural como nunca antes. Estamos restituyendo las tierras a los campesinos que fueron desplazados por la violencia”, indicó Santos. Y agregó: “Hay una crisis en el sector agropecuario… Los campesinos son los que más han sufrido ese abandono y hoy están protestando. Protestas que tienen muchos argumentos”.

El presidente anunció una serie de medidas que pondrá en marcha para mitigar los efectos de la crisis agraria: “… vamos a poner un control en los precios de los insumos y plaguicidas, vamos a rebajar a cero los aranceles de los 23 productos que mantienen precios elevados, y que esa rebaja llegue a los campesinos porque muchas veces esos dineros se quedan entre los intermediarios”. Y dijo que habrá una “libertad vigilada de precios” mientras se desarrolla un mecanismo de precios de referencia internacional para garantizar que los campesinos puedan comprar esos insumos por un valor razonable.

Santos afirmó que ordenó comprar leche al precio que tengan actualmente los productores y dársela al Instituto de Bienestar Familiar para que no se siga derramando en las calles.

Además, dijo que miembros del Gobierno han estado dialogando con representantes del sector agrario por más de 80 horas y que espera que lleguen a acuerdos pronto para el levantamiento del paro. Insistió en que no hay motivos para mantener el bloqueo de las vías.

Finalmente, el presidente Santos hizo una llamado a la cordura y pidió a los manifestantes que no permitan los violentos se apoderen de la protesta porque “se distorsiona el sentido de la misma”.