El Puerto de Barranquilla vive la crisis más grande de su historia. Con un calado de 6.2 está prácticamente cerrado.

Desde 1985 cuando el Puerto de Barranquilla se cerró tras la erupción del Nevado del Ruíz y el sedimento llegó finalmente al río Magdalena, no se vivía una situación tan crítica como la que se vive hoy en esta capital.

Lea también: Denuncian que soldado habría muerto por golpes recibidos por uno de sus superiores

Hace 8 días no se draga en el canal de acceso porque terminó el contrato y pese a que se declaró la urgencia manifiesta no se reinician los trabajos.

7.4 metros de calado se tenían la semana anterior y hoy según la medición de la Dimar es de 6.2 metros.

La grave situación se atribuye a una condición atípica en el río Magdalena.

Lea también: Gobierno destinó billonarios recursos en atención a la pandemia

“La sedimentación, las altísimas condiciones de sedimentación reportadas, todas, son efectos de condiciones climáticas, de viento, de marea, de oleaje, de caudales, de lluvia”, explicó
Pedro Pablo Jurado, capitán de Puerto de Barranquilla.

El área más crítica del canal de acceso es Bocas de Ceniza, en la desembocadura del Río Magdalena.

“Este sector de Bocas de Ceniza es el más complejo en el momento con profundidades mínimas de 6.5 metros que están restringiendo la navegación fluvial en la zona”, indicó Bladimir Salcedo, jefe del Centro de Investigaciones Cormagdalena.

Según informó Cormagdalena, solo en este año se han invertido en dragado cerca de 80.000 millones de pesos.