El papa regresa al Vaticano con un ojo morado. Un peatón atravesado en el barrio San Francisco hizo que el papamóvil frenara intempestivamente y él se golpeó, pero cuando le preguntaron contestó que le habían dado un “puñazo”, humorísticamente.

En su quinto y último día de visita apostólica a nuestro país, el papa Francisco sufrió un incidente cuando el papamóvil en que se movilizaba por las calles de Cartagena frenó de manera intempestiva por el asedio de la gente. El pontífice que no estaba prevenido, perdió durante un segundo el equilibrio y se golpeó en la ceja y el pómulo izquierdo como quedó en evidencia en las imágenes de ese momento y en las posteriores.

Pero ese pequeño accidente no impidió que el papa continuara su recorrido y llegara al barrio San Francisco. Sin bajarlo del papamóvil su jefe de seguridad lo atendió de inmediato y cuando llegaron a su destino le aplicaron una crema antiinflamatoria. Al salir de una humilde casa que visitó comentó jocosamente la apariencia de su rostro sin darle ninguna importancia.

Con sus eventos en la heroica el Papa finalizó una gira emocionante de cinco días en Colombia.

Noticias UNO

Le puede interesar: El papa Francisco aconseja a sus hermanos jesuitas sobre la labor de la iglesia