Mientras el presidente Santos lamentó en una de las entrevistas de su premio que se hubiera dañado su relación con Álvaro Uribe, él y su grupo político califican el honor como un Nobel al terrorismo y la dictadura.

El galardonado recordó que Uribe, cuando era presidente, quería hacer lo que él finalmente concretó, pero que ahora piensa de otra manera.