En un comunicado leído desde La Habana por Sergio Ibáñez, la guerrilla de las Farc le reclamó al Gobierno que aplique “medidas inmediatas” que pongan fin a “los atropellos” que se cometen contra los colombianos en las cárceles del país.

Para el grupo alzado en armas “todo el sistema penitenciario y carcelario está podrido. La política criminal y penitenciaria debe transformarse. Esa es una realidad inocultable”.

De igual forma, la guerrilla señala que las autoridades penitenciarias y sus funcionarios son “más propias de una dictadura criminal que de un Estado de derecho“. Según el documento de las Farc se está “pisoteando las más elementales normas humanitarias, pretende doblegar a los guerrilleros y demás prisioneros políticos” presos en cárceles como La Picota y El Buen Pastor.

Las Farc consideran que esta problemática “choca” con el proceso de paz y por eso “se hace necesario, como medidas inmediatas que pongan fin a estas arbitrariedades y atropellos, la ubicación de todos los prisioneros políticos y de guerra en cárceles y patios separados de los demás prisioneros”.

Por último, el grupo al margen de la ley hizo un llamado a las agencias humanitarias como la CICR, la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo para que se pronuncien al respecto de este tema.