Al menos 40 hectáreas de vegetación nativa y frailejones de más de 100 años se perdieron tras el voraz incendio registrado en las últimas horas en el Páramo del Almorzadero entre los municipios de San Andrés, Guaca y Cerrito en el sur oriente de Santander. Más de 100 hombres entre hombres de la Defensa Civil y campesinos de la zona trabajaron con palas y machetes para extinguir las llamas.

“Hubo coordinación desde el Puesto de Mando Unificado para poder llegar al sitio que está aproximadamente a unos 4.000 metros sobre el nivel del mar, es un sitio alto conocido como ‘El Filo’ pero era de difícil acceso porque es muy alto en donde se presentó este incendio”, indicó César García, director departamental de riesgo.

Las autoridades señalaron que la temporada seca y las fuertes temperaturas que se registran en la zona serían las causantes de esta ola de incendios forestales que se vienen presentando en gran parte de Santander. En la zona están prohibidas las quemas controladas.