Esta semana un juez avaló el acuerdo al que la Fiscalía llegó con James Arias, mejor conocido como el Zar de la Chatarra. Él fue el eje de un carrusel de exportaciones falsas para cobrarle a la Dian millonarias sumas por devolución de IVA. Él se comprometió a colaborar contando cómo funciona esa red y quiénes son sus beneficiarios.

Todo empezó cuando Ecoeficiencia, la empresa de Tomás y Jerónimo Uribe presentó una declaración de renta en 2010 cuyos soportes registraban transacciones con la organización del Zar de la Chatarra.