Por cuenta de acercamientos que adelantó el exvicepresidente, Angelino Garzón, con gestores de paz con el ELN, hoy quedó planteado un nuevo enfrentamiento entre el comisionado de paz en el gobierno Santos, Rodrigo Rivera, y su sucesor en el Gobierno Duque, Miguel Ceballos.

Tras el atentado terrorista del ELN a la Escuela General Santander, que dejó 21 cadetes de la policía muertos,  ha subido el tono de recriminaciones entre exfuncionarios del gobierno de Juan Manuel Santos y funcionarios del Gobierno de Iván Duque.

En las últimas horas se supo que el exvicepresidente Angelino Garzón se reunió,  siendo presidente electo Iván Duque, con Juan Carlos Cuéllar, exguerrillero del ELN y gestor de paz para facilitar acercamientos con esa organización subversiva.

En entrevista con El Espectador, el comisionado de Paz dijo que esos acercamientos fueron autorizados por el gobierno Santos en julio del año pasado, “por lo tanto, quien debe responder por cualquier cuestionamiento al respecto es el gobierno Santos”.

Esa acusación de Ceballos fue desmentida de inmediato por el excomisionado de Paz de Santos, Rodrigo Rivera, quien dijo que hasta ahora se entera de que Angelino Garzón estaba adelantando esos acercamientos: “miente el señor Alto Comisionado para la Paz (Miguel Ceballos) cuando dice que ‘los contactos de Angelino Garzón con el gestor de paz del ELN, Juan Carlos Cuéllar, fueron autorizados por el gobierno Santos en julio del año pasado’. Ni se nos pidió ni lo autorizamos”.

Angelino Garzón, exvicepresidente de Santos y hoy embajador del Gobierno Duque en Costa Rica, ha entregado su  versión de los hechos en listas de difusión vía WhatsApp.

A la pregunta concreta de si los encuentros que tuvo con Cuéllar los hizo con autorización del entonces presidente electo Iván Duque, responde: 

Publicidad

“El Señor presidente Duque siempre me manifestó, como lo ha dicho públicamente, que si el ELN dejaba en libertad a todas las personas que tenía secuestradas, abandonaba la práctica del secuestro  y las acciones violentas, él no tendría problema en autorizar que se dialogara con ellos”.

“Pero los del ELN nunca respondieron positivamente a la generosidad del presidente sino por el contrario, asumieron una actitud desafiante y agresiva con el atentado terrorista contra la Policía  Nacional el pasado 17 de enero”.

Este cruce de versiones se da tras la decisión del Gobierno Duque de no continuar los diálogos de paz con el ELN, y de no reconocer como política de Estado los protocolos suscritos por el Gobierno Santos con esa guerrilla.