"Ciudadanos ecuatorianos han sido -si cabe el término-, secuestrados y asesinados por fuerzas militares o paramilitares del lado de Colombia y después devueltos o disfrazados como si fueran guerrilleros, haciendo creer una realidad totalmente contraria" indicó Francisco Suescum, embajador de Ecuador en Colombia.

Las acusaciones de Suescum  dicen que después de la convención de presidentes al “Grupo Río” en Santo Domingo, República Dominicana, aún hay heridas muy abiertas en las relaciones colombo-ecuatorianas.

El Embajador afirmó que las fuerzas armadas colombianas asesinaban a civiles de su país y los disfrazaban como elementos de la guerrilla de las FARC.

La acusación se refiere a la confusión que existe en torno a la identidad de uno de los hombres muertos en el ataque militar que dio de baja al cabecilla de las FARC “Raúl Reyes” el pasado 1de marzo en tierras ecuatorianas.

Según las autoridades colombianas, uno de los cuerpos era el de alias “Julián Conrado” otro miembro importante en la jerarquía del grupo guerrillero, pero el representante del gobierno ecuatoriano en Bogotá, anunció investigar si tal cadáver es el del ciudadano ecuatoriano Franklin Aisalia Molina.

La próxima semana los familiares de Aisalia Molina, quien desapareció el 21 de febrero lleguarán a Bogotá para reconocer el cuerpo.