Los embajadores la Alianza Atlántica se reúnen hoy con su homólogo ucraniano en una sesión extraordinaria de la Comisión OTAN-Ucrania, para evaluar la situación tras los últimos choques entre barcos rusos y ucranianos en el mar de Azov.

«A petición del presidente (ucraniano, Petró) Poroshenko, el secretario general (aliado, Jens Stoltenberg), acordó convocar una reunión extraordinaria de la Comisión OTAN-Ucrania a nivel de embajadores en Bruselas esta tarde para abordar la actual situación», señaló la Alianza en un comunicado.

Stoltenberg habló con Poroshenko sobre los últimos acontecimientos en el mar de Azov y el estrecho de Kerch -que comunica ese mar con el Negro-, entre ellos el que implicó este domingo a buques rusos y ucranianos.

«El secretario general expresó el total apoyo de la OTAN a la integridad territorial y soberanía de Ucrania, incluyendo sus derechos de navegación completos en sus aguas territoriales bajo la ley internacional», destacó la Alianza.

Este lunes, la portavoz de la OTAN, Oana Lungescu, pidió «contención» a las partes tras declarar que la Alianza sigue «de cerca» el desarrollo de acontecimientos en esa zona.

El Kremlin acusó a Ucrania de protagonizar una «muy peligrosa provocación» en el mar Negro, donde los guardacostas rusos apresaron el domingo tres barcos de la Armada ucraniana e hirieron a varios de sus tripulantes después de que estos supuestamente violaran sus aguas territoriales.

La tensión en el Azov se disparó desde que Moscú construyó en mayo el puente de Crimea que une la península con Rusia, tras lo que redoblaron las inspecciones de los buques ucranianos, lo que Kiev considera un bloqueo, de facto, de sus puertos en el Azov.