Los pasajeros de un vuelo de Avianca entre Madrid y Bogotá tuvieron un día en una isla del Caribe, por cuenta de un aterrizaje en mitad del camino para que la nave fuera examinada por un problema eléctrico. A esta hora deben estar llegando a Bogotá.

Pericia del piloto logró aterrizaje sin incidentes a pesar de que había bomberos y ambulancias preparados para intervenir.

El avión Avianca 047 que cubría la ruta Madrid – Bogotá tuvo que aterrizar de urgencia hace unas horas en medio del Océano Atlántico, Isla de Santa María una de la Azores, por al parecer una falla eléctrica. El avión, en que venían más de 260 pasajeros tuvo que desocupar los tanques de gasolina en el aire para alivianar el peso y quitar velocidad a la aeronave, evitar un accidente mayor a causa de un incendio y hacerlo en una pista adecuada para maniobrar y que el aterrizaje fuera exitoso.

En este momento los pasajeros esperan el envío de otro avión para recogerlos. La Isla Santa María es un pequeño punto en el océano y no tiene más de 5 mil habitantes. El piloto manejó calmadamente la situación.

*Nota: Comunicado de Avianca*

En la industria aeronáutica, y en concordancia con el RAC, la declaratoria de emergencia ocurre sólo cuando la aeronave y/o sus ocupantes están en peligro inminente y necesitan soporte de manera inmediata.

En este caso, el piloto NO DECLARÓ emergencia, toda vez que el procedimiento de aterrizaje lo efectuó como medida preventiva, ante una posible falla eléctrica. Este tipo de incidencias operacionales, pese a que no corresponden al día a día de la operación, están contemplada por los fabricantes de los aviones y existen procesos y medidas para resolverlas bien sea durante el vuelo o buscando asistencia en tierra.

Publicidad

La buena maniobra del capitán 

Después de cinco horas de vuelo el Boeing 787 de la aerolínea Avianca vuelo 047 que cubría la ruta Madrid-Bogotá presentó una falla eléctrica. El capitán tomó la decisión de buscar un lugar seguro para aterrizar por precaución para evitar una emergencia y tener la posibilidad de que la nave fuera revisada.

«Ahí paso lapso de tiempo después de más o menos unos 20 minutos el capitán del avión nos informó que teníamos que hacer un aterrizaje por temas técnicos», dijo FT Marcela Mesa, pasajera del vuelo 047. 

Para poder hacer la maniobra el piloto liberó combustible para perder peso, velocidad y evitar riesgos al aterrizar.

«Hubo mucha calma en el avión, toda la tripulación pues estaba tranquila y no generaron ninguna alarma durante el vuelo»

Después de buscar en medio del océano encontraron una pista adecuada en la isla Santa María en Azores. Aunque no era perfecta el piloto logró poner el vuelo 047 en tierra sin novedad.

«Realmente fue una maniobra impresionante del capitán que pudo hacerlo, buscó una buena pista para su aterrizaje y pues desde el día de ayer estamos acá»

Otro avión llegó hoy procedente de Madrid, España, a la isla en donde fue reabastecido de combustible. Los pasajeros ya se encuentran en vuelo y estarán llegando a Bogotá a las 10:30 de la noche.