Toda empleada del servicio tiene derecho a la pensión y cada empleador debe pagarle la parte proporcional al tiempo laboral que ella le presta sus servicios.