Los empresarios que pretendieron construir su mansión de mármol en los cerros orientales de Bogotá, además de talar los árboles que fabrican en oxígeno de la ciudad, se robaron 23 millones de pesos en agua de un río que desviaron.