El presidente Santos celebró su premio Nobel con las víctimas de la masacre de Bojayá, Chocó. En una emotiva celebración religiosa, el jefe de Estado ofreció donar alrededor de 3 mil millones de pesos que le entregarán en Oslo, para proyectos del posconflicto. La iglesia reconstruida después del ataque de 2002 estaba llena y los sobrevivientes se abrazaron entre sí y con el mandatario.