Debido a que los menores de edad no pueden ser imputados penalmente, las bandas que actúan en las principales ciudades del país los instrumentalizan para delinquir. Así se deriva de las investigaciones realizadas por la Fiscalía contra el crimen organizado.

«Ellos utilizan los menores de edad para la distribución de sustancias estupefacientes, para el cobro de la extorsión, para homicidios, para el transporte de armas de fuego», dijo Claudia Carrasquilla Minami, directora Fiscalía contra crimen organizado.

En Medellín opera más del 50 por ciento de las organizaciones criminales del país, que vienen usando a los menores.

Publicidad

«Venimos trabajando en un protocolo para lograr la imputación del uso e instrumentalización de menores por línea de mando. La Fiscalía Seccional de Medellín ha logrado aumentar las imputaciones directas por el uso de menores a estructuras criminales», aseguró Andrés Tobón, secretario de Seguridad de Medellín.

En zonas rurales, el ELN en Chocó y el Clan del Golfo en Urabá, reclutan a los menores indígenas, campesinos y afros para que sean parte de su organización.

«Estos niños son reclutados por estas organizaciones delincuenciales para ser combatientes, a ellos se les entrega un fusil, se les entrega un arma de fuego para que estén en frente de ese grupo armado o de esa fuerza y ellos son utilizados como escudos precisamente por esas organizaciones delincuenciales», sostuvo Carrasquilla. 

Hasta este viernes se realiza en Medellín el segundo Encuentro Nacional de Fiscales contra el Crimen Organizado.