Dentro de 34 años Bogotá tendrá que tener dos millones de viviendas nuevas y para que ello sea posible la alcaldía elaboró un plan que incluye edificios en la ribera del río Bogotá y edificios de mayor altura en las avenidas.