No serán dos los textos de los acuerdos de La Habana, sino uno compuesto por lo que cambió tras las observaciones del No y lo que sobrevivió como intocable en la renegociación.

Se pensaba que la pedagogía se podía iniciar con el texto del acuerdo y el de los cambios, pero la guerrilla sostuvo que eso crearía confusiones y el gobierno le dio la razón.