Noticias Uno estuvo en Ocaña, Norte de Santander, donde fueron encontrados sepultados once personas que habían sido reportadas como desaparecidas en Soacha, y que, según las autoridades militares, eran delincuentes que murieron en combates con el Ejército.

Este es el cementerio veredal de Las Liscas, en Ocaña, Norte de Santander. Los cuerpos fueron sepultados en este lugar porque la parroquia de Ocaña no permitió que fueran enterrados en el camposanto del municipio por una deuda pendiente de la Alcaldía con la iglesia.

“No existe un contrato vigente en este momento entre la diócesis que es la dueña del cementerio central y no fía, y la alcaldía municipal”

Ella es Carmen Ureña, la vecina de las fosas.

Dice que vio cómo el hermano de una de las víctimas y un amigo, sacaron sin ayuda dos de los cuerpos sepultados en el cementerio de las Liscas.

“Ellos solos, ellos dos. El hermano del muerto y el de la funeraria de allá”

Dice que los dos hombres tuvieron una ardua tarea.

“Los fueron sacando y el que no era lo volvieron a enterrar ahí”. Estas son las actas de levantamiento de las 9 personas sepultadas por la Alcaldía de Ocaña y que según el ejército, murieron en combates. Los documentos muestran que el CTI de la Fiscalía realizó los levantamientos de las personas ahora reclamadas por sus familiares, y que murieron durante los últimos 8 meses.

“En estas fosas siguen los cuerpos de 13 personas que según el ejército, murieron durante operaciones militares y a quienes las autoridades les siguen buscando antecedentes”.