El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, redujo la tensión al abrir las puertas a una mediación con Irán tras destacar que Teherán decidió bajarse de su caballo de batalla tras el bombardeo que realizó contra dos posiciones militares estadounidenses en Irak, que según confirmó el mismo mandatario, no dejó ningún soldado muerto y los daños contra las instalaciones fueron mínimas.

Las fuertes tensiones entre Estados Unidos e lrán se reducen considerablemente después del discurso del presidente Donald Trump, quien pese a continuar sus fuertes críticas contra la nación islámica y su influencia en grupos terroristas, bajó el tono al confirmar que no hubo ninguna baja ni daños considerables tras el bombardeo realizado por Teherán.

El mandatario resaltó la capacidad del arsenal misilístico estadounidense, aunque aclaró que no busca usarlo.

Trump que pidió a la OTAN involucrarse más en la situación de Medio Oriente para lograr una mediación, elevó la presión al anunciar un nuevo paquete de sanciones contra la nación islámica.

Las declaraciones del presidente estadounidense contrastan con el mensaje enviado por el líder supremo de lrán, el Ayatola Ali Jamenei, quien advirtió que el ataque es solo el inicio de su venganza por el asesinato del poderoso general Qasem Soleimani, y advirtió que cualquier acción de Estados Unidos «enfrentará una respuesta más dolorosa y aplastante».

«Estas acciones militares no son suficientes. Lo importante es que la presencia corrupta de Estados Unidos en esta región llegue a su fin»

Medios de la nación islámica aseguran que más de 80 soldados perecieron durante la operación y aunque las autoridades iraquíes indican que 22 cohetes golpearon los recintos militares, no constan víctimas mortales en el ataque en gran medida porque lrán advirtió de antemano al primer ministro iraquí, Adel Abdul Mahdi, que comenzaría la respuesta al asesinato del general Qasem Soleimani.

Esta fuerte tensión tiene en máxima alerta a la comunidad internacional que apela a la calma para frenar una eventual escalda del conflicto y que ya provocó que Estados Unidos y Rusia suspendieran todos los sus vuelos comerciales en Irak e Irán.