En el coliseo municipal de Tarazá permanecen albergadas 120 personas de la vereda La Pipiola que salieron desplazadas con temor de sus parcelas, luego de que hombres armados del Clan del Golfo les dijeran que tenían los minutos contados para salir o quedarían en medio del fuego cruzado por enfrentamientos.

El gobierno departamental entregará ayudas humanitarias para mitigar la crisis social de campesinos, víctimas de las confrontaciones armadas por disputas territoriales de bandas criminales.

También se anunció una comisión especial de Fiscalía en cabeza de la directora seccional junto a un grupo de investigadores que permanecen en la zona realizando inspecciones  para dar con los responsables del terrorismo en el Bajo Cauca antioqueño.