Una ama de casa que madrugó a lavar ropa, se dio cuenta al tenderla que en el patio de su casa habían un caimán. Una babilla que el invierno trajo a su patio y que los policías, cazadores de cocodrilos, se llevaron.