Arqueólogos descubrieron en una isla alemana en el Báltico cientos de monedas, anillos, perlas y pulseras de plata de más de mil años de antigüedad que están vinculados a uno de los últimos reyes vikingos.

Un centenar de piezas que datan del reino de Harald I fueron halladas cerca de la aldea de Schaprode, en la isla de Ruegen, Alemania.

El tesoro fue encontrado gracias a un niño de 13 años y un arqueólogo aficionado, quienes descubrieron una antigua moneda en esta zona en enero.

Luego de notificarles a las autoridades locales, un grupo de expertos se desplazó a la zona y tras excavar una zona de 400 metros cuadrados, hallaron numerosas piezas entre las que se cuentan perlas, un martillo, brochas y anillos del reinado de Harald “Diente azul”.

Este monarca unificador que rechazó las creencias vikingas e inició la cristianización de Dinamarca gobernó entre 910 y 987 una amplia zona de lo que hoy es el norte de Alemania, el sur de Suecia y partes de Noruega.