El capitán Luis Carlos Romero ya es considerado un héroe… Su hazaña fue lograr el  aterrizaje de emergencia de un helicóptero de la Policía, en una pequeña azotea del barrio La Alquería, en el sur-occidente de Bogotá.

Como en las películas, este héroe de la vida real salió de semejante aventura sin un solo rasguño, eso sí con un pequeño dolor en sus costillas.