El EPL, Ejército Popular de Liberación, acaba de emitir un comunicado en el que asegura que es responsable del derribamiento del helicóptero de la empresa Aerocharte, en zona rural de Hacarí, Norte de Santander, pero negó haber retenido a los tripulantes e incinerar la aeronave. 

El grupo armado, que opera en Catatumbo, asegura que en el lugar donde aterrizó la aeronave de emergencia, sus unidades no hacían presencia cuando se produjo el hecho.

Las autoridades ofrecieron una recompensa de hasta $100 millones por información del paradero de la tripulación, desaparecida desde hace cinco días.