El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, insistió hoy en defender su veto a la entrada en la OTAN de Finlandia y, sobre todo, Suecia, países a los que acusa de apoyar a terroristas kurdos, y advirtió de que no cometerá en esta ocasión el error que fue, a su juicio, permitir el acceso de Grecia. “A un musulmán no se le puede morder dos veces”, afirmó.

“No vais a entregar a los terroristas pero pedís entrar en la OTAN. No podemos decir ‘sí’ a privar de la seguridad a esta organización de seguridad”, advirtió el líder turco en un discurso ante los diputados de su partido, el islamista AKP.

Erdogan acusa a las dos democracias escandinavas, que ha solicitado oficialmente su entrada en la Alianza, de dar cobijo a militantes y políticos kurdos que Ankara considera terroristas. El presidente afirmó que Suecia se niega a extraditar a 30 “terroristas” reclamados por Ankara.

Lea también: Ciudadanos detienen, golpean e increpan con armas en mano a presuntos fleteros en una vía de Medellín

“Este error se cometió ya una vez con Grecia. Grecia y Francia dejaron la OTAN y, desafortunadamente, dijimos sí a su entrada posterior. A un musulmán no se le puede morder dos veces”, dijo el presidente.

Aunque Grecia y Turquía, enemigos históricos, entraron en la Alianza en 1952, Grecia abandonó el mando militar tras acusar a la Alianza de no impedir la intervención turca de 1974 en Chipre. Turquía levantó su veto a la vuelta de Grecia a la estructura militar de la Alianza en 1980.

El presidente turco también dijo que “no servirá de nada” la visita que delegaciones oficiales de Suecia y Finlandia tienen previsto hacer a Turquía el lunes que viene.

Quizás le interese: (Video) Aparatoso siniestro vial: taxi terminó dentro de un supermercado y deja varios heridos

Erdogan también denunció que su país, que aseguró “lleva años luchando contra el terrorismo”, nunca ha recibido por parte de sus aliados occidentales el grado de empatía y apoyo que recibe ahora Ucrania por la invasión rusa.

El PKK, la guerrilla kurda activa en Turquía, es considerada terrorista por la Unión Europea y Estados Unidos. Erdogan identifica con ese grupo también a las milicias kurdas de Siria, que sin embargo son apoyadas por Washington en su lucha contra el yihadismo.