La capital del que fuera el principal productor de petróleo del país está lejos de solucionar sus problemas de agua potable. La Alcaldía se niega a pagar el porcentaje que le corresponde luego de la actualización del diseño de la obra, porque dice que el error de cálculo en valor original de la obra no fue suyo.