En una declaración rendida ante investigadores de la defensa de los magistrados del Meta, investigados por presunta corrupción, Marelby Sofía Jiménez Pérez, conocida como “la viuda de Autorrollings” negó haber entregado millonarias sumas de dinero a cambio de recibir beneficios jurídicos por parte los juristas Joel Trejos, Alcibiades Vargas y Fausto Rubén Díaz Rodríguez.

Jiménez Pérez, quien narró haber sido condenada a 52 años de prisión por la Corte Suprema de Justicia por homicidio, negó cualquier actuación irregular con los magistrados.

Señaló en el documento, conocido por CMI, que su única relación con ellos “ha sido jurídica” pues ellos conocieron del proceso en segunda instancia “y también cuando lo de la lactancia que el juez decía que era el magistrado competente y el magistrado decía que era el juez, donde finalmente decidió la Corte Suprema de Justicia”.

Indicó que ni ella, ni su abogado, han sostenido reuniones con ellos, “si yo que soy la interesada no me cuenta eso, como cuestión propia no lo va a hacer él”.

Marelby Jiménez afirmó que los señalamientos sobre supuesto pago de sobornos a los magistrados del Meta a cambio de favores judiciales es producto de “una venganza” de su excompañero sentimental en contra de los juristas.

“Smith Bayardo Parra era mi escolta, tuve una relación con él en la cual procree dos hijos pero en el transcurrir del tiempo me di cuenta que no era una persona confiable (…) Me llamó y me dijo que iba a joder a los magistrados porque le jodieron la vida a él, que la Fiscalía le iba a dar beneficios, que le dijo eso el investigador Ancizar que lo visitó en Picaleña” indicó.

Afirmó que uno esos beneficios “era rebaja de 10 años de la pena, sacar la familia al exterior que lo iban a traer a la cárcel La Modelo”.

“Yo no necesito mentir (…) Smith está haciendo todo eso para que le den un beneficio, no le importa que sea mentira, quiere vengarse de los magistrados porque lo condenaron”, añadió.

 La mujer contó, además, que había recibido una visita de Ana María Erazo, quien se presentó como investigadora de la Fiscalía Octava delegada ante la Corte.

“Ella me dijo que si quería declarar en contra de los magistrados, yo le dije que esa investigación contra los magistrados yo los soborné era una cortina de humo; que investigaran donde hay material probatorio verdadero, que no se creyeran de los chismes de Smith, que él estaba mintiendo solo por lograr beneficios (…) les dije que no declaraba porque no podía ir a decir mentiras”, añadió.