Un gran escándalo de pagos indebidos sacude a la Asamblea de Ecuador, tras conocerse al menos una decena denuncias de colaboradores parlamentarios que aseguran haber sido víctimas de un cobro por parte de asambleístas para mantener su trabajo o acceder a un cargo.

Las versiones de quienes tenían que asumir los llamados “diezmos” indican que tenían que pagar más de la mitad de su salario o adquirir bienes de lujo para cumplir con las cuotas mensuales exigidas por los legisladores aprovechándose de su posición.

El pleno de la Asamblea Nacional aprobó por unanimidad que se inicie un proceso de auditoria para determinar si hay funcionarios se han beneficiado de cobros indebidos, mediante un análisis financiero de cuentas bancarias para identificar si existen movimientos inusuales vinculados a los presuntos diezmos.