El baloncesto se ha convertido en una fábrica de exportación de talento hacia los Estados Unidos, para un grupo de descubridores colombianos que ya tienen siete jugadores en escuelas y colegios de ese país

El nuevo prospecto de la UBC, como se llama esta escuela, es cartagenero, tiene solo trece años, mide dos metros y un centímetro y se llama Tony Trocha.

El próximo mes de septiembre,  unidos por el baloncesto colombiano cumplirá dos años.

Después de 24 meses de funciones, esta escuela que para muchos podría ser de barrio,  ya tiene 7 jugadores en colegios y universidades de los Estados Unidos.   Su sede principal funciona en  la floresta en el norte de Bogotá, pero la U.B.C  ya se extendió a Suba y a barrios del sur de la ciudad.

Una de las nuevas promesas de escuela es este adolescente.

Se llama Tony Trocha, es cartagenero , y espera seguir los pasos de su hermano que juega y estudia en Miami.

La U.C.B  seguirá buscando talentos en calles y parques colombianos, que brillen en escuelas y universidades de los Estados Unidos.