En menos de dos meses empezarán en España, las pruebas con seres humanos de un medicamento que acabaría con la adicción a la cocaína.