La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune en donde las defensas del cuerpo atacan el sistema nervioso produciendo una inflamación que puede ser intermitente, progresiva y discapacitante.

Los especialistas cuentan con medicamentos tradicionales y biológicos que disminuyen el efecto inflamatorio. En algunos pacientes esto no funciona, por eso ahora se está haciendo de manera experimental uno con células madres hematopoyéticas autólogas.

Con esto se logra una producción de células nuevas donde vienen los glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas y así se empieza una nueva vida y una nueva programación que frena la agresividad de la esclerosis múltiple.

Los pacientes deben ser sometidos a un protocolo especial para someterse a este tratamiento.